Entrevista a Jesús Zamora Bonilla

Jesús Zamora Bonilla es doctor en Filosofía y en Ciencias Económicas. Ha sido durante muchos años profesor de enseñanza media y actualmente es catedrático de filosofía de la ciencia en la UNED, en donde también dirige el máster en Periodismo y Comunicación Científica. Además escribe el popular blog de divulgación filosófica A bordo del Otto Neurath. Ha escrito varios libros de Filosofía. Regalo de Reyes es su primera novela.


¿De dónde surgió la idea para tu novela? ¿Por qué escribir Regalo de Reyes?

Confieso que ya no recuerdo las primeras ideas que tuve sobre la novela. Debió de ser hace unos siete u ocho años. Lo que sí recuerdo es que originalmente la concebí como una especie de novela infantil o juvenil, algo así como una historia para niños que acaban de descubrir la verdad sobre el asunto de los Reyes Magos. Pero, a medida que el argumento iba complicándose en mi imaginación, se me hizo más difícil mantener la novela en ese género.

Leyendo el libro se aprecia que bebe de otras obras del género histórico y de aventuras. ¿Te ha inspirado alguna novela en especial para escribir Regalo de Reyes?

Una inspiración “a sensu contrario” son obras del estilo de El código Da Vinci; mi intención ha sido, en buena parte, la de hacer una parodia de ese tipo de novelas. En cuanto a la parte “histórica” de Regalo de Reyes, la que contiene el manuscrito que cuenta la supuesta historia de los Reyes Magos, he intentado que sonara lo más verosímil posible, que pudiera parecerle al lector que estaba leyendo un texto escrito en la Antigüedad; para ello tuve que documentarme bastante, y mi principal fuente de inspiración fueron los extraordinarios y divertidísimos relatos de Luciano de Samosata, un escritor del siglo II, procedente de la misma región en la que se desarrolla gran parte de la historia. También me fueron de gran utilidad las obras de uno de los más recomendables expertos sobre la historia del Nuevo Testamento, Bart Ehrman (p.ej., su libro Jesús no dijo eso).

Lo mejor de la obra, por lo que hay que felicitarte, además de enganchar al lector, es un sutil trabajo cuyo resultado es la alteración de ciertos detalles de los tópicos del género histórico y de aventuras que dan a la trama un aire de mayor credibilidad que muchas congéneres. Pequeñas novedades como esa que dan gran juego al libro. ¿Cuáles son estas novedades y por qué decidiste introducirlas?

Muchas gracias por la felicitación. La verdad es que dar a la novela el mayor aire posible de realismo ha sido uno de mis retos principales. Es cierto que son elementos inusuales en el género de “misterios históricos”, pero no porque sean fantásticos, sino más bien todo lo contrario: forman parte de la realidad en la que vivimos (un instituto de secundaria en un barrio obrero, un programa de cotilleos en la televisión, un tertuliano de lo más sectario, una cabalgata de reyes, un escándalo político –aunque, en este caso, no relacionado con la corrupción, sino con el sexo–, etc.). Mi intención era plantear un “misterio” en el que todos los elementos fuesen sucesos y personajes tan normales y corrientes como la vida misma.

No podemos decir que en España se viva el mejor momento para dedicarse a la Filosofía o a la Literatura, y tampoco a la Ciencia. Recientemente se han reducido horas de Filosofía con la nueva ley educativa, y cada vez hay menos dinero para investigación científica. Has probado ambos campos, tanto la Filosofía como la Literatura. ¿A cuál es más fácil dedicarse hoy en día en España? ¿Instas a que los jóvenes abracen estos campos de la cultura humana?

Vivir hoy en día de la literatura en España es prácticamente imposible, pero hay un montón de actividades profesionales que te permiten el tiempo y los recursos necesarios para mantener una “vida paralela” como escritor. Estadísticamente hablando, no ganarás mucho dinero con tus obras, o más bien prácticamente nada, pero sí alguna que otra satisfacción. Con respecto a la filosofía, lo cierto es que es una pena que se vea cada vez más postergada en los planes de estudio, pero es razonable pensar que, pese a la crisis, en el futuro se seguirán necesitando profesores de filosofía en la secundaria y el bachillerato, así que, aunque no tan floreciente como hace unos años, sí que es una salida laboral a tener en cuenta. Y además, los graduados en filosofía suelen ser gente muy interesante, trabajen en lo que trabajen.

No es la primera vez que vemos a un filósofo pasarse al género de ficción ¿Es fácil pasar de la Filosofía a la Literatura?

En mi caso, la Literatura fue una vocación más temprana que la filosofía, y en mis obras filosóficas, aunque normalmente han sido sobre temas bastante áridos (filosofía de la ciencia), he solido intentar mantener un cierto estilo “literario” siempre que me ha sido posible. La novela, de todas formas, es un género completamente distinto, para el que los recursos que uno ha podido desarrollar como escritor de obras filosóficas no son la principal ayuda.

De filosofía se aprende no solo leyendo libros especializados, sino a través de la literatura. Grandes obras literarias inspiran grandes obras filosóficas, y tal vez al revés. La novela, para aquellos que todavía no la hayan leído, comienza mencionando brevemente "El Jardín" de Epicuro, y cierto aire de epicureísmo impregna la obra. Sin embargo, el libro va mucho más allá. Regalo de Reyes es una novela en la que el lector no tiene en ningún momento la sensación de abandonarla para entrar en un tratado filosófico. ¿Cuánta filosofía aprenderá el lector leyendo la obra?

Si hay algo que he pretendido evitar a toda costa mientras escribía la novela es que diera la sensación de ser un “rollo filosófico”. Hay las dosis mínimas de filosofía para que el argumento tenga sentido, y hay también, por supuesto, alguna “moraleja filosófica” que tiene que ver con el epicureísmo (en resumen, “no te creas los cuentos que te cuenten, y disfruta de la vida”), pero no aparece como algo que se vaya “explicando” como si fuera un libro de texto (al modo de El mundo de Sofía), sino más bien como una conclusión que el lector tiene que sacar por sí mismo.

Además de engancharte a la trama y leer sutilmente algo de filosofía, en la novela tiene cabida algo de Ciencia. ¿De qué manera?

La disciplina científica más importante que aparece en la novela es la arqueología, que es, por supuesto, una ciencia muy “humanística”. Lo que he pretendido principalmente con esa parte de la obra es mostrar la investigación arqueológica como una actividad del mundo real, hecha por personas de carne y hueso, y que suele descubrir pequeñas cositas con mucho esfuerzo, todo lo contrario de En busca del Arca Perdida, por ejemplo, aunque sus repercusiones para nuestra comprensión de la historia humana hayan sido, en cambio, de lo más radical en muchas ocasiones.

En tu libro se cita la secta católica del Opus Dei y a unos siniestros Nazis (con gusto por el arte). ¿Por qué crees que estos temas son tan usados en las novelas del género?

Los relatos de ficción se basan en buena medida en la “fascinación del mal”; una historia en la que todos los personajes son buenas personas tiene todas las papeletas para ser la mar de aburrida. Pero es demasiado fácil dejarse llevar por los tópicos: si uno quiere un malo en su historia, metemos un nazi y ya está. En el caso del Opus Dei, sus actividades no son, obviamente, comparables a las del nazismo en cuanto al grado de criminalidad, digamos, pero el hecho de ser una especie de secta con grandes elementos de secretismo, haber acumulado muchísimo poder en poco tiempo, y estar a la sombra de una institución como la Iglesia Católica, contribuyen a añadirle suficiente morbo. Yo he utilizado estas dos referencias (los nazis y el Opus Dei) como un guiño al género de “misterios históricos”, pero, como podrán comprobar los lectores, de una forma que está a años luz de esos tópicos fáciles.

¿Crees que, como en las novelas del género, la historia “real” está llena de teorías conspirativas? ¿O es todo mucho más simple, más “realista” como en tu novela?

Por supuesto, lo segundo. Naturalmente que ha habido conspiraciones, las hay y las habrá. Pero no hay conspiraciones “históricas”, es decir, alguna trama que dirija los hilos de la historia humana en su conjunto. Y mucho menos, conspiraciones que estén basadas en misterios sobrenaturales… sencillamente, porque no hay tal cosa como “lo sobrenatural”.

Una de las características de Regalo de Reyes, al menos así me pareció al leerlo, es que vives la trama con los personajes. Te identificas con los personajes. Como curiosidad, ¿Hay algún personaje al que tengas más aprecio?

Creo que los dos personajes con los que más me encariñé al escribir la novela son Ernesto Salaberri (el joven arqueólogo de la segunda parte), y Julio César Machín (el periodista-escritor-tertuliano con su ejército de “negros”). Ambos, curiosamente, se dice en la novela que son miembros del Opus Dei. Y en ambos casos, sobre todo en el primero, hay un proceso de “aprendizaje” a lo largo de la obra (lo que los alemanes llaman una Bildungsroman).

Las descripciones permiten al lector recorrer ciudades como si ya hubiese estado en ellas. ¿Las descripciones de estas ciudades se basan en tu conocimiento de primera mano o en un conocimiento literario de ellas?

Por desgracia, la parte más exótica, la que se ambienta en el norte de Siria y en Galilea, la he tenido que escribir basándome en referencias de segunda mano. La zona de Alepo, por desgracia, está siendo terriblemente destruida por la guerra civil que estalló justo pocos meses después de que acabara la novela, así que tengo mis dudas de que pueda visitarla en el futuro, o que, en el caso de que pueda hacerlo, vaya a quedar algo en pie. En cambio, la parte de la historia que está ambientada en la costa del sur de Cádiz (y por supuesto, la que ocurre en Madrid) sí que está basada en mi conocimiento directo del “terreno”.

En tu libro se ponen en peligro las bases del Cristianismo. Como filósofo, ¿Crees que si se viviese una revelación como la del libro se desmoronaría el Cristianismo o serían capaces de adaptarse cambiando algunos dogmas? ¿Es fácil para una religión cambiar dogmas?

El Cristianismo es una religión con una capacidad de adaptación enorme. Pienso que la mayoría de los cristianos que acepten razonablemente la visión del mundo transmitida por la ciencia moderna, estarán de acuerdo en el fondo en que la historia de Jesús de Nazaret, aunque no fuera exactamente como la cuento en Regalo de Reyes, sí que sería una historia de personas de carne y hueso, sin misterios ni milagros sobrenaturales. Para la mayor parte de los creyentes, muchos dogmas de la Iglesia son poco más que adornos folclóricos, y lo importante son más bien los valores morales. Por supuesto, no espero que la Iglesia vaya a reconocerlo oficialmente así en las próximas décadas, o ni siquiera en los próximos siglos, pero en la práctica, es casi como si lo hiciera.

¿Hay un poco de crítica política en la novela?

No es la parte central de la historia, pero sí que hay también una pequeña burla hacia el estado de nuestro sistema político. Por ejemplo, en el nombre de los dos partidos principales.

El libro está en formato digital, ¿próximamente podremos disfrutarlo en papel?

Confío en que pueda salir en papel a lo largo de 2014, aunque todavía no es algo definitivo. Pienso que lo que mejor convencería a los editores (Planeta) de que sería buen negocio sacar la novela en papel, sería que las ventas del ebook fuesen sustanciales, así que animo a todo el mundo a comprarlo (son 5 euritos).

Además de Regalo de Reyes, que recomiendo personalmente a todos los lectores del blog, me gustaría que nos recomiendes un libro de Filosofía de la Ciencia y una novela histórica.

Sobre lo primero, mi introducción favorita a ese tema es Qué es esa cosa llamada ciencia, de David Chalmers. Como novela histórica, una que me parece que no ha recibido toda la atención que se merece es Creación, de Gore Vidal.

¿Qué dirías al lector del blog que no sabe si comenzar o no a leer Regalo de Reyes?

Que va a encontrar pocas novelas que le enganchen y le sorprendan tanto.

Para terminar la entrevista, la pregunta es clara: ¿Cuándo volveremos a disfrutar con otra novela tuya? ¿Tienes algún otro proyecto entre manos?

Desde que terminé Regalo de Reyes, hace ahora unos dos años, he estado especulando sobre varias historias, pero no ha sido hasta el último mes cuando he encontrado lo que me parece que puede ser el armazón de una novela que realmente me apetezca escribir. Es una historia que se basa en el formato más o menos clásico de “la novela dentro de otra novela”. Espero que pueda empezar con la redacción esta próxima primavera.

¡Muchas gracias!

ENLACES:
Comprar libro: http://bit.ly/161uOoy
Blog del libro: http://bit.ly/HOL56u
Blog del autor: A bordo del Ottoh Neurath
Booktrailer: http://bit.ly/1huvsBQ