Destejiendo el Mundo 2013

El 2013 está inexorablemente llegando a su fin. Quiero aprovechar la rutina de un día como hoy para dar las gracias a todos los lectores del blog. He aprendido muchísimo. Creo que lo mejor de tener la divulgación científica como pasión es lo mucho que aprendes; no sólo al bucear en la bibliografía para escribir los artículos ajenos a tu especialidad (la mía es la Medicina), sino gracias a vuestros comentarios, sugerencias y críticas constructivas. Me complace también haber puesto mi infinitesimal grano de arena en la divulgación del escepticismo. Y si además el que yo escriba permite que alguien aprenda algo o llegue a conocer algún libro, estudio científico, o la obra de algún pensador, mejor que mejor.

Feliz 2014. Como de costumbre, aquí están las entradas más visitadas este año:


10. Un quásar, un error y The Byrds

A principios de los años sesenta varios periodistas corrían nerviosos a una rueda de prensa convocada en la Academia de Ciencias de la URSS para asistir a un anuncio calificado de extraordinario. Los científicos soviéticos habían encontrado, esta vez sí, vida extraterrestre. Una civilización extraterrestre de poderes inmensos. No es de extrañar el sofoco de los periodistas, desde luego encontrar la prueba de una civilización extraterrestre es uno de esos motivos por los que se convocan conferencias de prensa. La noticia circuló durante un tiempo por los medios de comunicación hasta que finalmente se apagó. ¿Habían descubierto definitivamente que no somos los únicos vecinos del Universo? No. Aquel anuncio resultó precipitado [...]

09. Si todo nuestro conocimiento desapareciese y sólo una sentencia pasara a las siguientes generaciones... ¿Cuál debería ser?

El genial físico Richard Feynman contestó a esta pregunta cuando impartía una de las clases de introducción a la física que aparecen recogidas en el libro Seis piezas fáciles: la física explicada por un genio. El argumento de Feynman es que su respuesta es la que más información transmitiría a los seres supervivientes: la hipótesis atómica [...]

08. ¿Por qué no se caen?

Los paseos espaciales son algo bastante común. Me refiero a la salida al espacio de los astronautas, conocida técnicamente como Actividad Extra Vehicular. Si alguna vez has visto alguna imagen es probable que te surja una pregunta (también es probable que ya la sepas responder, pero por si acaso…): ¿Por qué no se caen los astronautas al salir de la nave? No se caen ni tampoco se quedan retrasados respecto a la nave si esta se mueve, por ejemplo, al orbitar la Tierra [...]

07. LIBRO: Neurociencia para Julia de Xurxo Mariño

“El sistema nervioso representa el último término de la evolución de la materia viva y la máquina más complicada y de más nobles actividades que nos ofrece la naturaleza”. Así comienza uno de los libros más importantes de la neurociencia: Textura del sistema nervioso del hombre y de los vertebrados, del premio Nobel Santiago Ramón y Cajal. Desde aquella época, de la cual no hace mucho tiempo, la “Ciencia del cerebro” ha experimentado un avance espectacular. Es increíble la capacidad que tiene la Ciencia para explicar el mundo que nos rodea. Aunque por supuesto todavía no lo conocemos todo, es mucho lo que ya sabemos explicar de esa maravillosa máquina que todos tenemos dentro. Precisamente la vertiginosa velocidad a la que la Ciencia explora y explica es lo que provoca que sea muy difícil estar al día si uno no es especialista en el tema. De ahí surge la necesidad de libros de divulgación científica que compendien y expliquen qué conocemos y qué desconocemos [...]

06. LIBRO: Regalo de Reyes de Jesús Zamora Bonilla

En sus páginas recorres ciudades como si ya hubieses estado en ellas, te adentras en lugares perdidos y misteriosos, exploras asombrosas y añosas ruinas de la mano de aventureros que hacen grande este término. Bebe mucho de otras novelas del género: aventureros, exploradores, arqueólogos, que se ven envueltos en una trama en la que tienen cabida desde la secta católica del Opus Dei a unos siniestros Nazis con gran gusto por el arte; iglesias y cabarets; Polonia y Siria; excavaciones arqueológicas y un códice sobre Jesús capaz de cambiar de un plumazo la historia tirando abajo los pilares del cristianismo; manuscritos y cuadros, políticos y aristócratas, amor y cajas fuertes se entremezclan para convertir la historia en un mar en el que te sumerges de lleno, aún sin quererlo, hasta que al final ya formas parte indistinguible de la trama [...]

05. El reloj radioactivo

Necesitamos medir el tiempo. Y para ello necesitamos puntos de apoyo. Dame un punto de apoyo y mediré el tiempo. La radiactividad emitida por el carbono 14 sirve en nuestra empresa arquimediana. El carbono 14 es un radioisótopo (isótopo radioactivo) del carbono, con 6 protones y 8 neutrones. ¿Y qué es un isótopo? Como seguro sabrás, un mismo elemento químico se puede encontrar en la Naturaleza en distintas formas, con la particularidad de que todos ellos reaccionan con las mismas sustancias. Solamente se diferencian entre sí, muy ligeramente, en sus masas atómicas. En 1960 el químico Willard Libby fue galardonado por el descubrimiento del método de la datación mediante el isótopo 14 del carbono [...]

04. LIBRO: En defensa del ateísmo de Roberto Augusto

Como bien dice Augusto en la introducción del libro, las diferencias entre los que creen y los que no creen son abismales. Estos dos planteamientos difieren en la explicación sobre el origen del ser humano, sobre el sentido último de la existencia y, también, sobre la posibilidad de la vida después de la muerte. No estamos hablando de temas menores, sino de asuntos que afectan de manera profunda a nuestra forma de entender el mundo. Por todo ello, animo a que leáis el libro del doctor Augusto que constituye una defensa breve pero a la vez contundente del pensamiento ateo. Muy recomendable, especialmente por su lenguaje claro y conciso en defensa del ateísmo y la razón [...]

03. LIBRO: De la naturaleza de las cosas de Lucrecio

El poema en seis volúmenes de Tito Lucrecio Caro titulado De res natura o De la naturaleza de las cosas consiste en una maravillosa compilación de la obra y pensamiento de los primeros materialistas: Leucipo, Demócrito y Epicuro. Estos pensadores contribuyeron a la historia del conocimiento con un notable aporte: pensaron que el mundo podía estar compuesto de vacío y de unos elementos ínfimos e invisibles llamados átomos, los cuales se encontraban en perpetuo movimiento. Se deducía de aquí que fenómenos como las tormentas no eran sobrenaturales (ahora parece obvio, ¡pero a ver quien era el guapo que encontraba una explicación mejor!), que las ceremonias del culto a cualquier deidad eran poco más que un fútil entretenimiento, y, quizás la idea más importante para mí, no había que temer a la muerte: El alma, también estaba formada por átomos. Con la excusa de escribir a su amigo Memmio, Lucrecio revive la tradición atomista y antiteísta de su admirado Epicuro (quién decía que de existir los Dioses, estos no se preocupaban de los asuntos humanos) en un momento en el que Roma estaba sucumbida en plena restauración religiosa [...]

02. Atravesando el campo de Higgs

Durante el siglo XX, la física superó con creces el modelo clásico del átomo (neutrones, protones y electrones) y comenzó a descubrirse todo un frondoso mundo de partículas subatómicas. El llamado Modelo Estándar intenta describir sus propiedades y es, a día de hoy, la mejor explicación que tenemos sobre el funcionamiento de la materia en su nivel más fundamental. Al ir avanzando en la experimentación, los físicos pusieron su diana en las fuerzas fundamentales del Cosmos. En el Universo existen cuatro de esas fuerzas: el electromagnetismo (cuyo responsable es el fotón), la gravedad, la fuerza nuclear fuerte (que mantiene unido el interior del núcleo de los átomos, causada por el gluón) y la fuerza nuclear débil (que aparece en algunos procesos concretos, por ejemplo en los elementos radioactivos. Sus responsables son los bosones W y Z). Experimentalmente se comprobó que a altas energías la fuerza nuclear débil y el electromagnetismo se comportaban igual: sus partículas no tenían masa. A altas energías estas dos fuerzas están unificadas en la fuerza electrodébil. No ocurre lo mismo a bajas energías, a energías cotidianas, donde la simetría de la fuerza electrodébil se rompe en la nuclear débil y el electromagnetismo. La diferencia es que cuando se pasa de alta energía a baja, las partículas del electromagnetismo (los fotones) siguen sin tener masa, pero las partículas de la fuerza nuclear débil (los bosones W y Z) aparecen con una masa enorme. A baja energía surge un parámetro: la masa. Esto intrigó a los científicos. Ellos trabajan con preguntas, y aquí surgió una importante, una de esas preguntas que hacen historia: ¿Qué provoca esa diferencia? es decir, ¿Qué es lo que hace tener masa a las partículas? [...]

Y el artículo más leído en 2013 ha sido...

01. DesMedicina: El frío y los resfriados

Existe la creencia generalizada de que las infecciones respiratorias son el resultado de pasar frío, salir a la calle con el pelo mojado, mantener los pies húmedos, y tantas otras afirmaciones que son admitidas sin reticencias por muchos. Junto con otras muchas creencias se basan parcialmente en recordar los aciertos y olvidar los fallos. Todo el mundo se acuerda de aquella vez que pasó frió y se resfrió, y no de aquella otra en la que, a pesar de haberse congelado, no pasó nada de nada. Sin embargo, a diferencia de otras creencias, sí que hay una base, existe relación entre el frío y los resfriados. Ya vimos que en las estaciones frías hay más resfriados, pero ¿es una relación causa-efecto? [...]

Muchas gracias a todos :) 
¡Nos seguiremos leyendo en 2014!