El meme de la semana: Charles Darwin

Tan pronto como se pusieron en marcha esas facultades que son la imaginación, la preocupación y la curiosidad junto con ciertas capacidades de razonamiento, el hombre, por su propia naturaleza, comenzó deseoso a buscar explicaciones de todo cuanto le rodeaba y comenzó a especular vagamente sobre su propia existencia.
Charles Darwin, en El origen del hombre y la selección con relación al sexo.