3 de julio de 2012

LIBRO: ¿Soy un mono? de Francisco J. Ayala

¿Soy un mono? ¡Ay, cuántas veces habré oído esa pregunta! El libro del especialista en genética y evolución, el español Francisco J. Ayala da respuesta a esta pregunta, una pregunta muy básica, que estoy seguro que la mayoría de personas podrán contestar, y si no, para eso existen libros como este. El Dr. Ayala nos explica que los humanos no somos monos. Somos primates, al igual que los monos y los simios. La clave está en que todos tenemos un antepasado común. A esto le dedica un par de capítulos.

En el resto del libro se explica por qué la evolución no sólo es una "teoría", se explican y muestran brevemente las abrumadoras pruebas, evidencias y hechos que sustentan esa arrolladora y genial idea de la evolución. El ADN, el ARN, el código genético casi universal, las proteínas, son explicados en diversos capítulos mostrándolos como elementos que prácticamente todos los seres vivos tenemos en común, algo maravilloso que sólo se puede entender a la luz de la evolución.

Otro punto interesante del libro es que en uno de los capítulos hace un resumen de las evidencias que se tienen hasta ahora acerca del origen de la vida. ¿Cómo empezó todo? El ARN, los ribozimas, luego el ADN. Hace un resumen muy bueno y muy sencillo. Parámetros necesarios de la buena divulgación científica.

El último punto que toca, y con el que no estoy de acuerdo totalmente, es la aproximación ciencia-religión que intenta desarrollar. La religión, dice, ha de aceptar la evolución y rechazar de plano el creacionismo, como no podía ser de otra manera. Además dedica espacio a explicar por qué el creacionismo daña la religión:
"¿Dios sería el causante de las bacterias, de los virus, del cólera, de la viruela; sería el causante de la depredación y la crueldad animal?".
Hasta ahí todo perfecto. Sin embargo, Francisco J. Ayala (creyente y galardonado con el premio Templeton, definido por Richard Dawkins como "una enorme suma de dinero otorgada [...] generalmente a un científico dispuesto a decir algo agradable sobre la religión.") en su contribución a la disyuntiva ciencia-religión, afirma que
la ciencia y la religión pueden convivir perfectamente pues cada una se dedica al estudio de aspectos diversos de la realidad y del ser humano.
Sin embargo, siguiendo con Dawkins (Dawkins, 2010) y de acuerdo también con Stephen Hawking (Hawking 2011), conocer el origen de todo, la causa primera de todo lo que existe y si además tiene un motivo de existir, es el objetivo último de la ciencia, no sólo de la religión. El origen del mundo es una hipótesis científica más. "La Hipótesis de Dios" es una hipótesis científica sobre el universo, que debe ser analizada tan escépticamente como cualquier otra. La ciencia puede analizar a la religión, ¿por qué no?

Una vez dicho esto, Ayala se sube al carro de la conciliación conducido por Stephen Jay Gould. La religión, dice, se dedica al aspecto moral (¡para lo cual tampoco es necesaria!, no creo que el señor Ayala si de repente dejasen de existir las religiones cogiera un bate de béisbol y empezase batear personas o propiedades privadas. Si no se enajena, significa que tiene una moral más allá de la religión); la ciencia se dedica al natural. Aquí a mi entender Ayala comete un grave error como biólogo, ¿desde cuándo los "valores morales" es algo separado de la "realidad natural"? Los valores humanos existen como parte de la realidad, son acerca de la realidad, y nos ayudan a la relacionarnos con la naturaleza. Los "valores morales" también provienen de la evolución. La ciencia tiene un montón de cosas que decir acerca de nuestros valores. ¿Nos producen bien o mal?, ¿Se basan en la evidencia?, ¿Pueden ser defendidos a través de la razón y la lógica? ¡Y tanto que la ciencia tiene algo que decir! Bueno, no es el momento de discutir esto pormenorizado, ya que se trata de una reseña bibliográfica.

A pesar de lo que puedan dar a entender los prolijos párrafos anteriores, recomiendo la lectura del libro. Especialmente para gente no iniciada en el tema de la biología evolutiva, personas a las cuales les parecerá sencillo y agradable de leer (se lee en una tarde) y les animará a buscar más información. Para las personas ya iniciadas en el tema dudo que añada algo nuevo, aunque nunca está de más leer un pequeño resumen de lo que sabemos -o ignoramos- para aclarar y organizar ideas.

CITA DEL LIBRO:
La teoría de la evolución biológica es el concepto central que organiza la biología moderna. La evolución explica científicamente por qué hay tantas clases de organismos diferentes y da cuenta de las semejanzas y diferencias entre ellos. Explica el surgimiento de los seres humanos en la Tierra y revela las conexiones biológicas con otros seres vivos. Proporciona un entendimiento de la evolución constante de las bacterias, los virus y otros gérmenes, y permite el desarrollo de vías efectivas para protegernos contra las enfermedades que causan. El conocimiento de la evolución ha hecho posibles los avances en agricultura, medicina y biotecnología.

LIBRO:
Ayala, Francisco J. (2011) ¿Soy un mono? Ed. Ariel.

BIBLIOGRAFÍA:
Dawkins, Richard (2010). El espejismo de Dios. Espasa-Calpe. 3ª Edición.
Hawking, Stephen (2011). Breve historia del tiempo. Editorial Crítica.

ENLACES:
Además de en la bibliografía, aquí se puede encontrar el análisis y la crítica pormenorizada de las palabras de Ayala en el libro acerca de la discusión religión-ciencia: http://atheism.about.com/b/2010/06/16/franciso-j-ayala-i-will-decide-the-proper-understanding-of-religion.htm

2 comentarios:

  1. El término mono no es científico, así que esto no es propiamente un debate científico. Es un término coloquial que se suele usar para designar a otros primates. Luego si se usa como sinónimo de primate no hay ninguna razón por la que los humanos no podamos estar incluidos en él. De hecho, ese término lo usaron para traducir el libro del etólogo Desmond Morris, "The Naked Ape" (En español: "El mono desnudo).

    El problema de fondo está en que si ya nos cuesta reconocer que somos animales (animales como aquellos a los que esclavizamos y matamos habitualmente para usarlos como comida, vestimenta, y sujetos forzados de experimentación, entre otros fines)lo de reconocer que somos monos, siendo un término con cierta connotación despectiva, excede el límite de nuestra tolerancia especista. "Vale, somos snimales, sí... ¿pero monos? no, eso no. De ninguna manera".

    Respecto de las otras tesis que defiende Ayala, resulta evidente que tampoco aporta nada relevante al tema. Ayala no consigue argumentar ni demostrar por qué religión y ciencia pueden ser compatibles. Simplemente a él le gustaría que lo fueran puesto que él es religioso. Pero la razón y la ciencia nos muestran claramente que la religión es solamente producto de nuestra ignorancia, fantasía y locura. La tesis promovida en su día por Gould ("magisterios no superpuestos") es absolutamente falsa. La religión y la ciencia se refieren igualmente al mismo mundo, pero sus afirmaciones se oponen continuamente.

    Siendo la religión demostrablemente falsa tanto a nivel lógico como empírico, el único resquicio que le queda es el ámbito moral. Pero lo cierto es que la moral no tiene nada que ver con la religión. Las normas morales se deducen a partir de la razón. La ética racional sigue el mismo método que la ciencia, y solamente difiere en su ámbito de aplicación: la ciencia describe y explica el proceso natural; la ética postula y prescribe normas de conducta.

    ResponderEliminar
  2. "Mono" al igual que "simio" no es una denominación científica. Estoy de acuerdo. Los primates son un orden de mamíferos a la que pertenecen lémures, loris, tarsidos, los homo sapiens, etc.

    Mono y simio no son términos taxonómicos y su interpretación depende del idioma. En castellano se suelen (o solían) usar como sinónimos pero en inglés los términos mono (“monkey”) y simio (“ape”) hacen referencia a grupos distintos, y aunque no sean términos científicos sí se suelen distinguir en el ámbito de la primatología, pero repito, no en el sentido de clasificación taxonómica.

    Por lo que respecta a "El mono desnudo" (por cierto un libro muy recomendable, que aparece en más lugares de este blog), como bien apuntas debería llamarse "El primate desnudo" (o al menos el simio desnudo), ya que "ape" significa simio ("The Naked Ape") pero se tradujo mal al español. El propio diccionario de la RAE trae una definición totalmente errónea de la palabra "mono".

    El libro de Francisco Ayala simplemente se titula así porque la mayoría de la gente no puesta en estos temas utiliza la denominación general de "mono". El libro de Ayala es un libro de divulgación a escala muy básica.

    Ahora bien, dicho esto, he de decir que el libro contiene otras tesis de Ayala que se desmoronan por su propio peso. Estoy hablando del tema de la ciencia y la religión, como ya comenté en el artículo. Suscribo totalmente tus palabras sobre ese tema.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar