14 de mayo de 2012

LIBRO: Las preguntas de la Vida de Fernando Savater

Qué sería de la vida sin preguntas, sin dudas, sin incertidumbres sobre las que reflexionar... ¿Mi opinión? Un coñazo. Creo que es la misma palabra que le debió pasar por la mente a aquel hombre inmortal del relato de Jorge Luis Borges.

Qué mejor forma de comenzar a hacerse preguntas que un libro que trate de ello, por ejemplo Las preguntas de la Vida. Los niños suelen ser curiosos y llenar la cabeza de porqués. A medida que van creciendo muchas veces abandonan este hábito de preguntar y preguntar (quién sabe si por culpa de la educación...) y suelen dejar de lado la curiosidad por otros menesteres más mundanos. Este puede ser un buen libro para que adolescentes y jóvenes recuerden la etapa de las preguntas y se pongan a ello.

Siguiendo su propia experiencia vital, Fernando Savater nos invita a bucear en todos los grandes temas de filosofía. Cuando Savater, siendo solo un niño, descubre una noche que algún día tendrá que morir, empieza su andadura intelectual. No morirán sólo los seres que más quiere o las personas que odia, sino que él mismo, su propia personalidad morirá algún día. Como dormir, pero sin despertarse; nunca vas a volver a existir. Así nos lo cuenta en el libro, abordando de paso temas como la verdad, la razón, los animales, la religión, el lenguaje, el universo, los mitos vs. la razón, la libertad, la belleza, etc.

Como toda buena filosofía en vez de dar respuestas absolutas lo que Savater hace es explorar las preguntas con las alternativas que históricamente se han dado, sugiriendo otras respuestas y señalando las incógnitas que continúan abiertas. Pero lo más importante es que nos invita a buscar, mediante la caja de herramientas de la razón, las respuestas por nosotros mismos. La filosofía, como la ciencia, parten ante todo de la curiosidad. Si encontramos una respuesta, pasemos a otra pregunta.

CITA DEL LIBRO:
Recuerdo muy bien la primera vez que comprendí de veras que antes o después tenía que morirme. Debía andar por los diez años, nueve quizá, eran casi las once de una noche cualquiera y estaba ya acostado. Mis dos hermanos, que dormían conmigo en el mismo cuarto, roncaban apaciblemente. En la habitación contigua mis padres charlaban sin estridencias mientras se desvestían y mi madre había puesto la radio que dejaría sonar hasta tarde, para prevenir mis espantos nocturnos. De pronto me senté a oscuras en la cama: ¡yo también iba a morirme!, ¡era lo que me tocaba, lo que irremediablemente me correspondía!, ¡no había escapatoria! No sólo tendría que soportar la muerte de mis dos abuelas y de mi querido abuelo, así como la de mis padres, sino que yo, yo mismo, no iba a tener más remedio que morirme. ¡Qué cosa tan rara y terrible, tan peligrosa, tan incomprensible, pero sobre todo qué cosa tan irremediablemente personal. [...] Estoy seguro de que fue en ese momento cuando por fin empecé a pensar.
LIBRO:
Savater, Fernando (2007). Las preguntas de la Vida. Editorial Ariel. 6ª Ed.

ENLACES:
Más sobre Fernando Savater en Destejiendo el mundo.