8 de septiembre de 2011

El Síndrome de Tourette y los tics

El síndrome de Gilles de la Tourette o simplemente síndrome de Tourette es un transtorno neurológico que produce, en las personas que lo padecen, movimientos o sonidos fuera de lo normal: los llamados tics.


Los tics se clasifican, al igual que tantas otras cosas en la vida, como simples o complejos. Van desde movimientos breves como el parpadeo o aclarar la garganta hasta más complejos como el olfateo o manoseo de objetos, saltar, brincar, agacharse o retorcer o doblar el cuerpo, gruñidos o ladridos. Algunos incluso son más dramáticos como golpearse la cara o la coprolalia (insultar o decir obscenidades) o ecolalia (repetir palabras o frases de otras personas sin darse cuenta). También hay que decir que no por el hecho de tener un tic se padece el síndrome de Tourette. Los tics son bastante habituales, especialmente en niños y cuando nos encontramos bajo estrés, y se pueden deber al trastorno de tic transitorio (Trastorno de tic transitorio).

Los tics son precedidos por una sensación, por un impulso irresistible en el los músculos afectados: impulso premonitorio. Los pacientes tienen que “hacer el tic” para así “aliviar” la necesidad o disminuir la sensación.

Aunque todavía no se sabe exactamente cuál es la causa del Síndrome de Tourette, las investigaciones nos dicen que existen anomalías en ciertas regiones del cerebro y en los circuitos que hacen interconexión entre esas regiones y en los neurotransmisores (dopamina, serotonina y norepinefrina) que llevan a cabo la comunicación.

ENLACES: