25 de junio de 2011

Se me olvidan cosas, ¿Me preocupo?

¿A quién no le ha pasado alguna vez que al encontrarse con una persona conocida en la calle no recuerda su nombre? ¿Quién no ha intentado recordar el nombre de un objeto, una película, una canción, un compañero de trabajo o incluso un amigo en vano? En ese momento decimos que tenemos el nombre “en la punta de la lengua”. Pero nada, no sale más allá.

La memoria se debe a un refuerzo de las conexiones entre las neuronas (entre las miles de millones que existen el encéfalo), a esta conexión se le llama sinapsis. De una manera muy sencilla podemos resumir que cuando memorizamos algo estamos creando sinapsis y cada vez que lo repetimos las hacemos más estables, de esta manera el recuerdo permanece.

Creo poder afirmar que a la inmensa mayoría de las personas, sino a todas, nos ha pasado alguna vez el olvidarnos de un nombre de sobra conocido para nosotros. No es raro ni es patológico. Es del todo normal. En medicina, el tener algo “en la punta de la lengua” pero no poder recordarlo se conoce como Síndrome del Olvido Benigno. Tal síndrome ocurre a cualquier rango de edad, pero es más frecuente en personas que se encuentren más allá de los cuarenta o cincuenta años.

Precisamente por este motivo a mucha gente le asusta el no poder recordar el nombre de un conocido cuando se encuentra con él. Imagínate que te encuentras con una vecina a la que saludas todos los días, pero hoy no consigues recordar su nombre. ¿Estaré perdiendo memoria?, ¿Será el comienzo de una enfermedad degenerativa con horribles consecuencias?, ¿Qué será de mí, si en el fondo el “yo” del humano es lo que aprende y memoriza?


Aunque, lógicamente no sustituya la consulta a un médico, existe un pequeño truco para detectar si un olvido pertenece a este Síndrome del Olvido Benigno o no. Este pequeño truco lo menciona el doctor Francisco Mora (Doctor en Medicina y Neurociencias y catedrático de fisiología humana en la Universidad Complutense de Madrid) en su libro El Científico Curioso (muy recomendable por cierto). Consiste en que, por ejemplo, cuando te encuentras con alguien y no recuerdas su nombre, éste vuelve a tú memoria poco después, incluso después de despediros. En el Síndrome del Olvido Benigno los nombres que no se consiguen recordar, al final vuelven a la mente. Desgraciadamente cuando estamos ante una demencia esto no ocurre, se va produciendo un deterioro lento, progresivo y global de las funciones cognitivas. De todos modos, ante la sospecha más mínima de una enfermedad subyacente más grave o si se vuelve un problema cotidiano es imprescindible una visita a la consulta del neurólogo.

BIBLIOGRAFÍA:
[1] Mora, Francisco. El Científico Curioso, la ciencia del cerebro en el día a día”. Editorial Planeta. 2009.
[2] Guyton, Arthur. Tratado de Fisiología Médica. 11ª Edición, Elsevier.

1 comentario:

  1. Si es cierto que cuando no te acuerdas de un nombre despues de hablar con la perosna te viene a la cabeza, me ha pasado muchas veces y no soy m,uy viejo tengo 30

    ResponderEliminar