La información del ADN

Nuestro ADN contiene una inmensa cantidad de información, tanta que a veces nos es difícil imaginarla. Al igual que ocurre con la inmensidad del Cosmos, al cerebro humano le cuesta pensar en ello. Para que nos hagamos una idea de semejante tamaño, el museo "DOMUS, Casa del Hombre" de A Coruña, situado frente a las maravillosas playas del Orzán y de Riazor, a su entrada tiene esto:

 
Es una representación de una doble hélice de ADN. Pero faltan cosas. Por ejemplo las bases nitrogenadas (Adenina, Guanina, Citosina y Timina) que estarían rellenando los espacios intermedios con sus correspondientes enlaces, pero a pesar de esto, esta "escultura" de papel es muy interesante. No porque sea una representación fidedigna, sino por la idea que intenta transmitir. Lo curioso es que está hecha de guías telefónicas, lo que nos permite llegar a comprender la abominable cantidad de información que contiene nuestro ADN. No sólo son libros grandes el Quijote o Guerra y Paz, sino que una sola guía de esas está formada por cientos de páginas que contienen perfectamente millones de números con sus correspondientes dueños. ¡Multiplica esa información por todas las guías que aparecen en la imagen! Toda esta información se encuentra principalmente en el núcleo celular, pero no aparece como una simple doble hélice sino que esta hélice se va enrollando....


... Y, en el momento en que las células se están dividiendo, se condensa dando lugar a los cromosomas. De modo que la información aparece clasificada en los cromosomas, como si fuesen capítulos de un libro. Como si el ADN se tratase de un libro enorme, escrito gracias al laborioso trabajo de la evolución. El libro de la vida. Aunque aquí sólo aparezca uno, hay un total de 46 cromosomas en la especie humana.


Ese sería el libro, titulado ADN o DNA (que el idioma da lo mismo), que está en cada una de nuestras células. Todas esas letras que contiene son las instrucciones que en última instancia nos permiten (aprovechamos y seguimos con la visita al magnífico museo) que podamos usar esto...




… para ponernos a reflexionar que en el fondo no somos más que información...



… que quiere reproducirse. El padre y la madre pasan cada uno la mitad de su información genética a sus hijos, que por lo tanto no son idénticos a sus progenitores ni, dado que varía la parte del ADN materno y paterno que pasa a cada hijo, tampoco son idénticos a sus hermanos, …


… y eso hace que estemos por todas partes y que seamos tan distintos, pero a la vez tan iguales unos de otros, y que a todos nos apetezca un baño en la bahía del Orzán tras una gratificante visita al “DOMUS casa del hombre” de A Coruña. 


ENLACES: